Resoluciones de la LXVII Asamblea Nacional Anual 2018

Home / Institucional / Resoluciones de la LXVII Asamblea Nacional Anual 2018

Convención Nacional Bautista de Venezuela
LXVII Asamblea Nacional Anual 2018
RESOLUCIONES

Los mensajeros acreditados por las iglesias que conforman la CNBV presentes en ANA 2018, en la sede del Campamento Bautista Campo de Carabobo, Valencia, Carabobo, movidos por nuestro amor a Dios y al pueblo venezolano, en medio de la crisis generalizada que confronta la nación, nos pronunciamos en los siguientes términos:

CONSIDERANDO
Que los niveles de escasez de alimentos y medicinas, crítica y generalizada, comprometen la calidad de vida de todos los venezolanos sin distingo alguno;

Que los derechos y garantías ciudadanas fundamentales están consagradas en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y no deberían, por lo tanto, vincularse a instrumento alguno fuera de ella;

Que los niveles de violencia, inseguridad e impunidad amenazan la vida constantemente e impiden el normal desenvolvimiento de los procesos sociales, académicos, culturales y económico-productivos del país;

Que el actual flujo migratorio representa un “desangre social” cuantioso y lamentable, toda vez que ha implicado el desmembramiento de la familia venezolana y la fuga del principal recurso de cualquier país, el talento humano: su gente;

Que las elecciones forman parte de las prácticas saludables de toda sociedad democrática actual y requieren de las condiciones mínimas para que sus resultados reflejen el respeto de la voluntad popular y las garantías de participación política justa y transparente de todo venezolano;

Que este año, en el marco de las elecciones presidenciales, hay postulantes vinculados a la tradición evangélica;

Que actualmente, el país atraviesa por la crisis espiritual, moral, social, económica y política más severa de su historia republicana y democrática.

 

RESOLVEMOS
Reconocer a los empresarios, comerciantes y emprendedores que, pese a tan adversas condiciones, siguen en el país comprometidos con su recuperación y desarrollo integral;

Exhortar al gobierno nacional replantear sus políticas económicas a fin de propiciar las condiciones que reactiven el aparato productivo nacional;

Solicitar al gobierno nacional no anteponer sus intereses políticos e ideológicos al drama social que azota a la nación. Que más allá de la figura o esquema correspondiente, con carácter de urgencia, permita el ingreso de alimentos y medicinas que instancias internacionales están dispuestas a hacer llegar y los ciudadanos están necesitando;

Rechazar la vinculación de derechos y garantías fundamentales sobre la base del llamado “Carnet de la patria”, instrumento político que no puede estar por encima de la condición de seres humanos y ciudadanos de esta nación. Sostenemos que el instrumento constitucional y legal es la cédula de identidad;

Instar a todos los venezolanos, y en especial a todos los actores políticos, deponer actitudes hostiles, abandonar el lenguaje violento y las descalificaciones como mecanismos de convivencia política y para dirimir las diferencias;

Solicitar el retorno a la autonomía de poderes del Estado. No conviene ni a la democracia ni al país la fusión Estado-gobierno-partido. Los poderes e instituciones se deben al cumplimiento de la Carta Magna y la búsqueda del bienestar de todos los venezolanos, y no a los intereses de una ideología u opción político – partidista determinada, sea cual fuere;

Hacer saber a todos los que han tenido que abandonar el país, producto de la crisis actual, que están en nuestros corazones y oraciones permanentes a Dios. Estén donde estén, les desafiamos a una vida respetuosa de las normas, responsable, industriosa y digna. Anhelamos su retorno al país, con su gente, para seguir luchando por una mejor Venezuela.

Agradecer a los gobiernos y organizaciones que han dado acogida y apoyo a nuestros compatriotas desplegados por el mundo. Agradecemos, en especial, el apoyo recibido de parte de nuestros hermanos bautistas relacionados con la Alianza Mundial Bautista, la Unión Bautista Latinoamericana y la Junta Misionera Internacional;

Lamentar la tentativa de los funcionarios del gobierno a banalizar la gravedad de la migración, y peor aún, negarse a implementar acciones concretas para desestimular más salidas;

Exhortar a los poderes públicos a ser garantes de la Constitución y facilitar no solo el sufragio, sino el respeto a la voluntad popular. Para ello, recomendamos: la conformación de un equipo arbitral imparcial, la invitación de delegaciones de observadores internacionales calificados, igualdad de condiciones para la participación política y el respeto de los resultados que arrojen las urnas electorales;

Aclarar que la CNBV, fiel a su naturaleza y razón de ser, no respalda opción político partidista alguna. Creemos que la participación política forma parte de la responsabilidad civil de todo cristiano, y por lo tanto, cualquier creyente tiene el legítimo derecho a aspirar a cargos y funciones públicas. Pero animamos a que se haga con sentido de vocación, formación política, experiencia e integridad. Además, tocante a este caso, suscribimos el pronunciamiento institucional del Consejo Evangélico de Venezuela, instancia de la cual somos miembros;

Desafiar a las iglesias bautistas a desarrollar un movimiento sostenido y compasivo de intercesión por cada venezolano, rogando que Dios sane nuestra tierra e incline nuestros corazones hacia su presencia y voluntad (1 Tim. 2:1-2);

Instar a todos los seguidores de Jesús a anunciar el poderoso mensaje del evangelio de nuestro Señor Jesucristo, capaz de transformar vidas, comunidades y realidades (2 Tim. 4:2);

Animar a los bautistas venezolanos a demostrar el amor de Dios por medio de la creación y reforzamiento de iniciativas, proyectos, programas y ministerios de acción y desarrollo social con proyección directa a la comunidad en el área de influencia de cada congregación.

“Y sabemos que el Hijo de Dos ha venido y nos ha dado entendimiento, para que podamos conocer al Dios verdadero. Y ahora vivimos en comunión con el Dios verdadero porque vivimos en comunión con su Hijo, Jesucristo. Él es el único Dios verdadero y él es la vida eterna” (1 Juan 5:20, NTV).

Valencia, 17 de marzo de 2018