Es cuestión de enfoque.

Home / Articulos / Reflexiones / Es cuestión de enfoque.

A raíz de la actual crisis en nuestra hermosa nación Venezuela y dado los últimos acontecimientos.

¿Como te sientes? = ¿desanimado?, ¿triste?, ¿preocupado?, ¿resignado? hasta ¿angustiado?

Bueno no es para menos, esta situación afecta a todo el mundo en menor o mayor grado…

Justo estaba pensando en eso y llegue a una conclusión:

Los protagonistas de esta crisis (ambas toldas políticas) están usando tácticas de depresión emocional y manejo psicológico de masas, esto sin importar las buenas o malas intenciones que puedan estar detrás de estas acciones, por cierto: son muy buenos en lo que hacen.

Con una campaña de desinformación tan brutal (en donde somos bastante responsables y participes al compartir información sin antes confirmar o verificar la fuente) han vulnerado nuestras defensas emocionales llevándonos a un punto de descontrol de decepción de angustia y al final hasta de resignación.

Pero… y siempre tengo un pero…

Nosotros debemos ser mejores que ellos y demostrarles que nuestro sentido común, nuestro intelecto y principalmente nuestra Fe en Cristo son barreras que no podrán derribar…

Para ello debemos vencer el mal, no con lástima ni con desánimo noooooooo, la Biblia lo dice claramente en Romanos 12:21: “No dejen que el mal los venza, más bien venzan el mal haciendo el bien”.

Por otro lado debemos tener un concepto claro y sincero de quienes somos respecto a nuestra identidad, la Biblia dice en Romanos 12:3: “Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado”.

Osea que el concepto de nosotros mismos no puede estar ni por encima ni por debajo de quienes realmente somos.

Con esto en mente surge una pregunta: ¿Quienes somos?

Pues la respuesta a esta dependerá de con quién estemos mas tiempo, como dice el refrán popular: Dime con quién andas y te diré quién eres.

Somos lo que somos según el tiempo que pasemos con Dios o el tiempo que pasemos sin Dios.

Reflexiona en estas dos interrogantes: ¿Cuanto tiempo pasas con Dios? y ¿Cuanto tiempo pasas sin Dios?

Para responder a cualquiera de estas preguntas solo debes revisar como hablas, como te expresas, que hay en tu mente y corazón, dice en Mateo 12:34 “Una persona buena produce cosas buenas del tesoro de su buen corazón, y una persona mala produce cosas malas del tesoro de su mal corazón. Lo que uno dice brota de lo que hay en el corazón”.

También la Biblia dice en Santiago 3:11-12: “¿Puede acaso brotar de una misma fuente agua dulce y agua salada? Hermanos míos, ¿acaso puede dar aceitunas una higuera o higos una vid? Pues tampoco una fuente de agua salada puede dar agua dulce.”

Creo que no es necesario explicar los versículos anteriores ya que hablan por si solos.

¿Andas caminando con Dios? Entonces camina en las alturas por encima de la crisis, demuestra con quien pasas mas tiempo, hablando desde la Sabiduría que solo Dios puede darnos.

Debemos llenarnos de El, sustituyendo todo lo que no debe estar en nuestro interior con la presencia misma de Dios, esta es la única forma de vivir quieta y reposadamente dentro de tanta negatividad, saturar tu vida con lo divino ayudará a cambiar nuestra manera de ver al mundo, también ayudará a cambiar nuestra manera de hablar y responder lo cual permitirá contrarrestar los comentarios negativos de las personas con las que hablamos.

Las personas vendrán a nosotros hablando de crisis, nosotros desde una óptica superior, (esto no quiere decir que sea desde el orgullo sino desde un enfoque celestial), debemos responder y hablar en términos sabios que traigan paz y consuelo a los demás, pero cuantas veces nuestras palabras están mas alejadas de estos conceptos al agregar pesimismo, falta de fe, molestia y a veces hasta rabia, debemos ver las cosas a través de los ojos de Cristo, solo así el mundo, nuestro país y su crisis será visto desde una perspectiva superior.

Casi todo lo que he comentado hoy se resume en una sola palabra ENFOQUE.

La manera en que vemos y escuchamos las cosas osea como percibimos e interpretamos la crisis es crucial en la forma en que vivimos y sobre todo habla mucho de lo que tenemos dentro, si la vemos desde la óptica de Dios entonces la crisis tiene posibilidades de solución, o por lo menos aprenderemos a vivir con ella en paz esto es ver la crisis desde una óptica superior, en donde tendremos la certeza de que aún en esto Dios está al control.

Pero todo dependerá de dónde tenemos puesta la mirada, tal como lo dice Colosenses 3:1-2 “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra”.

Si ponemos la mirada en los problemas, estos definitivamente serán más grandes que nosotros y nos arroparan, pero si ponemos la mirada en Dios, puessss al fin y al cabo es Dios ¿que hay más grande que El? El es mas grande que yo y por supuesto es más grande que la crisis.

Un aspecto adicional que deseo compartir:

El problema que tenemos al manejar la crisis es que creemos que esta siempre es mala.

Una oruga entra en crisis (por decirlo así) para convertirse en mariposa, yo pienso, mejor dicho, yo creo que la crisis que vivimos está absolutamente al control de Dios, por lo tanto este proceso traerá como resultado un beneficio al final.

Algunos comentan que esta crisis es un juicio de Dios, pues indiferentemente de que esta pueda o no ser un juicio al final el resultado será el mismo: Hacernos mejores personas, mejores hombres, mejores hijos, mejores padres, mejores esposos o esposas, mejores líderes, mejores ciudadanos, esto es lo que importa tal como lo dice la Biblia en Romanos 8:28 “ Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos. “ ¿Estas siendo llamado por Dios según sus propósitos?

No permitas que la crisis te domine o te destruya.

Úsala a tu favor y manéjala con sabiduría, vívela desde la óptica de Dios, recordando siempre que para esto debes cambiar el enfoque con el cual miras las cosas.

Amigo lector lo repito nuevamente NO PERMITAS QUE LA CRISIS DOMINE y MUCHO MENOS TE DESTRUYA es mi deseo y mi anhelo que Dios continúe bendiciendo tu vida.

Director de Comunicaciones en Convención Nacional Bautista de Venezuela
Pastor en Iglesia Bautista China de Barquisimeto
Vice-Presidente de Ministerios Liga Bíblica Internacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *